RadarSeres

Una nueva aproximación al propósito

  1. Inicio
  2. Una nueva aproximación al propósito
image description

El 80% de las empresas se explica por intangibles y el propósito forma parte de este porcentaje.

Partiendo del concepto del propósito entendido como la misión empresarial donde, además, se tienen en cuenta los intereses de los stakeholders, así como donde se comprende el impacto de las acciones de la compañía a nivel social o medioambiental, contar con un propósito claro y definido es un nuevo desafío social para las corporaciones. Lo que da sentido a las empresas son personas organizándose en torno a un propósito común. Si tenemos esa base sólida solo falta añadir una estructura y una personalidad jurídica. En el actual contexto, este propósito conlleva grandes ventajas. Contar con un propósito corporativo facilita atraer y retener talento, incluso en esta sociedad en la que es difícil conectar con los jóvenes. También mejora la reputación de la compañía, al contar con todos los stakeholders y utilizar el gran poder de transformación en la sociedad más allá de su cuenta de resultados. Asimismo, se convierte en un valor rentable en la actualidad, en el corto plazo, que también ayuda a invertir en el futuro.

 

Contar con un propósito corporativo facilita atraer y retener talento, incluso en esta sociedad en la que es difícil conectar con los jóvenes. También mejora la reputación de la compañía.

Un objetivo primordial es que todas las personas de la organización entiendan el propósito y le den importancia ya que éste proporciona coherencia y foco, además de generar impacto. Pero se debe materializar en acciones concretas, como pueden ser los marcos de actuación, que ayuden a que este propósito esté activo en el día a día. Por supuesto, el comité de dirección debe velar por su cumplimiento, que es una tarea constante como apuntan desde Deloitte. En este sentido, la empresa debe ser una organización sencilla, simple y flexible, donde sean las personas utilizando tecnología las que aporten valor. Por lo tanto, es fundamental enfocar la inversión en las personas, para que aumenten la confianza en sí mismas y en los demás. Esto potencia la colaboración, que es un ingrediente clave para tener impacto, además de generar personas capacitadas para adaptarse a cualquier tipo de cambio. El reto ahora para las organizaciones es encontrar el modo para gestionar espacios que generen esa confianza en las personas.

2023 Todos los derechos reservados © Fundación SERES